Desarrollo- CoachingProfesional

“Esquezofrenia” versus “iter-acción”: del “es que…al voy a”

Cartel con "Resultados y tachado en rojo Excusas"

La «esquezofrenia» es una «enfermedad» cada vez más habitual pero se puede curar y aquí te damos las claves para ponerte manos a la obra empezando por ser consciente, que es el primer paso en que el coaching te puede ayudar.

Origen y significado de la » esquezofrenia»

La palabra “esquezofrenia” no es mía. Le escuché tan maravillosa invención a uno de los presidentes de una compañía donde trabajé hace años; la hice mía, con su permiso y mi respeto y cariño hacia su persona. La “esquezofrenia” es una «enfermedad» autogenerada por la persona que la padece. Me explico: normalmente empieza poco a poco, ante preguntas que se hacen al propio sujeto o se formula él mismo; el enfermo contesta sin reflexionar con una respuesta rápida, algo mecánica, poco elaborada y se dirige a escudarse, excusarse o largar balones fuera: en otra dirección o hacia otro sujeto.

Ejemplos cotidianos

Pondremos algunos ejemplos habituales en el ámbito profesional y personal.

  • ¿y no hay manera de resolver este tema?
  • Uy, qué va; es que la decisión ni siquiera es mía. Es un problema técnico …..

Otro ejemplo:

  • Y ¿desde septiembre está pendiente el tema?, ¿no hay manera de hacer algo?
  • Qué va…y mira que yo llevo detrás de ello meses pero es que está parado el
    tema y ya sabes cómo son las normas…

Otro más:

  • ¿Y para cuándo crees que podrás echarme una mano en casa?
  • Claro, es que con el jefe que tengo, imposible llegar a casa antes de las 20 h.

Efectos de la esquezofrenia

Al ser una enfermedad silente, invasiva, metastásica, dañina y hasta devastadora para el propio individuo que la padece. He conocido personas que entran en un bucle sin
fin de autocomplacencia en la esquezofrenia y no ven salida.. ni quieren verla.
Es el mundo del análisis para la parálisis frente a la acción.

Han aprendido a vivir de esa manera (a malvivir, me atrevo a decir), viven anestesiados y lo que ansían es que llegue la “hora de la jubilación”. De alguna manera, me evoca la frase de la canción “Strawberry Fields Forever” de los Beatles: “Living is easy with eyes closed, misunderstanding all you see” ( “Vivir con los ojos cerrados es fácil, sin comprender todo lo que se ve”)

Pero lo peor para mí, sin duda, es que es una enfermedad mimética y contagiosa para los que rodean al portador. En este artículo de Emprendedores hay unas cuántas excusas que seguro nos suenan a todos. Ya sea en una empresa, en un grupo de amigos, en una familia, en… Porque eso lleva a la indolencia en el colectivo, la falta de sentirse afectado, conmoverse, y entrar en una dinámica de insensibilidad y de tornarse en “ser flojo” frente a lo que nos
rodea.

 El antídoto contra la esquezofrenia

La buena noticia es que aun siendo una patología degenerativa, se interviene desde uno
mismo y se puede tratar. Se puede remediar si se hace uno consciente precisamente
de que es portador . Siendo consciente de tu realidad, de tu forma de pensar,
de tus necesidades, puedes tomar cartas en el asunto. Se llama autoconsciencia.
Ya lo anticipaban los Beatles: vivir con los ojos cerrados, es una forma de no
ser consciente y eso hace que no comprendas lo que te rodea.

Se trata de hacer aunque…no sea lo más cómodo, implique algún riesgo, no agrade a todos, sea cansado, trabajoso, rompa estereotipos, cueste mover a otros..etc. En eso ayudamos en Yucoach todos los días: en acompañar a nuestros clientes para pensar con calidad y tomar decisiones para hacer y romper las esquezofrenias, el pensamiento inútil, sin fertilidad ni frutos importantes en la vida. En transformar el “voy a…” de obligación en devoción y adicción. En que el cliente tenga unas ganas de hacer para superarse, demostrarse de lo que es capaz y llegar a la meta, flipando con lo conseguido a base de pensar y hacer.

El remedio a través de la iter-acción

Nos gusta la palabra iter-acción en Yucoach porque es el camino de la acción. Es donde el “voy a…” es el resultado de conocerse, sentirse capaz, comprender qué funciona y qué no, iterar, ( de ello hablamos largo y tendido en Idreal ), enmendar lo que no funciona y tomar acción siendo el protagonista de tus actos.

Es pasar del “hay que..”, al “voy a..” sin sentirlo como una obligación, sino como una
oportunidad de hacer, de decidir, de arriesgar, de probar…porque lo digo yo y
de mí depende. Dejar de abandonar la vida en manos de otro u otros.
Apasionarse, lanzarse, probarse, mojarse; lamerse las heridas para recuperarse no
para lamentarse.

Por supuesto: nadie es infalible. Todos probamos, todos fallamos, todos dejamos algo ahí…es
la esencia de estar vivo. Sin embargo, pensar que es mucho más lo que vas a
aprender o conseguir que lo que puedes perder, es lo que marcará la diferencia
y ese es el mejor acierto. El que está por hacer y en tus manos. Así que, NO
DEJES DE PENSAR Y HACER, DE EQUIVOCARTE, DE PROBAR Y APRENDER
. Te sentirás más
vivo.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.